Los televisores, fueron quizás los primeros dispositivos electrónicos que se posicionaron en la escala de necesidades de una familia y se convirtieron en los primeros aparatos con los que muchos tuvimos de una u otra forma contacto con el mundo de la tecnología. Es difícil pensar como en un inicio su imagen era a blanco y negro y utilizaba una tecnología de tubos, lo que los hacía de gran tamaño en profundidad. Esta tecnología permitía 576 líneas efectivas de imagen, que para esa época podría ser muy buena, sin embargo, no tiene ni punto de comparación con la calidad de la imagen de los actuales.

Lo cierto es que la tecnología de los televisores ha evolucionado demasiado rápido, pasando de los tubos a las pantallas Plasma, LCD, LED y ahora OLED. Actualmente las ventas de televisores LED siguen siendo un éxito, sin embargo, el TV OLED ha llegado y se está comenzando a hacer cada día más popular. Y es que desde que las pantallas de tubos fueron reemplazadas por LCD, los televisores han venido evolucionando: menos consumo de energía, imágenes y colores más reales y con mayor detalle, experiencias 3D y diseños más livianos y ultra delgados. La mejor respuesta a esta evolución la trae la tecnología OLED.

¿Qué hace diferente a un TV OLED?

A diferencia de las pantallas LED, el OLED no funciona con iluminación trasera, pero entonces ¿cómo funcionan este tipo de televisores? El OLED es un diodo orgánico que genera y emite luz por sí mismo; dicho de otra forma, el panel OLED está formado por píxeles que se iluminan de manera autónoma.

Si lo comparamos con sus antecesores LCD/LED, el televisor OLED elimina el panel de retroiluminación, los paneles difusores, los filtros polarizados y el panel de cristal líquido. La pantalla es una lámina de diodos orgánicos (OLED) sobre un sustrato basado en carbono que, como cualquier diodo semiconductor, reacciona emitiendo fotones cuando se le aplica una corriente eléctrica.

Infografía_OLED_V2

Pero esta tecnología, a pesar de los esfuerzos de sus desarrolladores, todavía tiene una limitante: los materiales no son nada económicos, los costos de personal e inversión son muy elevados ya que tienen que ser de lujo, haciendo que el precio final sea muy alto y con esto, al menos a nivel de precios, todavía no compiten directamente con los televisores LED. También hay tecnologías como la QLED que a pesar de que funcionan con retroalimentación (igual que la LED), tratan de competir en calidad y precios con la OLED.

Los televisores OLED se consiguen desde hace un tiempo en Colombia en tiendas de cadena como, Éxito, Alkosto o Jumbo.

En conclusión, estos televisores sin duda han sorprendido por su calidad y lo delgado que es su diseño y aunque sus características técnicas son superiores a los anteriores, el precio no termina de convencer así que la decisión es totalmente personal. Cuéntanos si ya tienes uno de estos en tu casa. ¿Cuál de las tecnologías de televisores ha sido tu favorita y por qué?

Written by In The Loop