ciclovia_paneles_solares

Desarrollar iniciativas para contribuir con el mantenimiento del planeta, y evitar que el problema del calentamiento global siga creciendo, apoyándonos en proyectos destinados a promover la utilización de energías renovables como los paneles solares, se están haciendo cada vez más populares.

Con este propósito surge en los Países Bajos la construcción de la primera ciclovía solar, pensada en que a partir de una actividad que las personas realizan en su cotidianidad, y que se ha transformado en el medio de transporte de muchos, pueda aportar a mejorar el medio ambiente, ahora también a través de la producción de energía.

ciclovia_paneles_solares

Imagen tomada de https://news-images.vice.com

Esta ciclovía solar de 70 metros de longitud fue desarrollada en noviembre de 2014, en Krommie una aldea al noreste de la ciudad de Amsterdam, por la empresa SolaRoad la primera en realizar este tipo de proyectos. Desde su inauguración, la ciclovía ha sido transitada por más de 150 mil ciclistas, y ha generado más de 3 mil kW , energía suficiente como para abastecer del servicio a una casa durante todo un año. En octubre fue expandida unos 20 metros con una versión mejorada de los elementos utilizados en la versión original.

Su construcción se basó en la sustitución del andén tradicional por módulos de concreto, cubiertos por celdas solares, las cuales son protegidas por una capa de vidrio templado, que permite soportar el peso de bicicletas, vehículos y transeúntes. Cada panel está conectado a un medidor inteligente, lo que optimiza la salida de la energía al alumbrado público de la ciudad o a la red.

A partir de este desarrollo, otras iniciativas similares han surgido en otros países para llevar sistemas de energía limpia desde las ciclovías a las calles y autopistas de todas las ciudades alrededor del mundo. En Francia, la empresa Wattways, ha implementado una tecnología diferente en la que no es necesario sustituir las vías construidas si no que los paneles solares son directamente incorporados a ellas. Paralelamente, en Estados Unidos la compañía, Solar Roadways se encuentra desarrollando varios proyectos piloto que también proponen incorporar esta tecnología en las principales avenidas de más de 50 ciudades, en las cuales la promesa es que no sólo tengan paneles fotovoltaicos si no que también la superficie al entrar en contacto con la nieve o el hielo pueda derretirlos, que las señalizaciones se hagan con tecnología LED, y que los vehículos eléctricos puedan cargarse directamente al estar sobre ellas.

La idea con estos proyectos de energías renovables es que a través del reemplazo de las vías con paneles solares, se puedan transformar las redes de energía en redes inteligentes, que permitan reducir la emisión de gases invernadero que tienen un impacto significativo al medio ambiente.

Ahora bien, si en Bogotá se iniciara un desarrollo como éste para implementar paneles solares en los ciclorutas resultaría bastante provechoso para la ciudad y sus habitantes, ya que de los 2.513 kilómetros de ciclorutas que hay en el continente, la capital tiene 392 km, lo que la convierte en la ciudad con mayor cantidad de vías para el tránsito de ciclistas, además es una de las ciudades en las que más personas se desplazan en bicicleta diariamente, porque se realizan aproximadamente 611.000 viajes. Así que con una iniciativa similar a la implementada en Amsterdam, lograríamos importantes beneficios en términos de producción de energía que se podría utilizar para el alumbrado público de la ciudad, o incluso para almacenarse en baterías para luego ser utilizada en zonas más aisladas de nuestro territorio.

Así que ¿Cuánto crees que falta para que las calles del futuro sean una realidad en nuestro país?

*Imagen principal tomada de http://www.upsocl.com/

Written by In The Loop