estufas-de-induccion

La cocina es y seguirá siendo uno de los espacios sociales más importantes de un hogar, donde el diseño y la comodidad son claves para una familia. No en vano, se ha venido evolucionado en diferentes formas de adaptarla (En forma de U, en isla, en línea, en península, etcétera) y, sin embargo, todas tienen siempre una cosa en común: la estufa. Generalmente, el cocinar con aceite y el paso del tiempo deja un mal aspecto en ellas, pero hace algunos años se comenzó a escuchar el término: estufas de inducción, que incorporan una nueva tecnología magnética que, además de ser 74% más eficientes en la transmisión de calor que sus antecesoras (estufas eléctricas, de gas, de leña, de madera, etcétera), dan un mejor aspecto a tu hogar y permiten ahorrar en energía y dinero.

estufas-de-induccion-2

Las estufas de inducción utilizan un campo magnético alternativo que, al hacer contacto con el hierro de recipientes de ollas de acero inoxidable generan calor. No hay llamas ni calor sobre la superficie de la estufa, ya que la energía se conduce a través de una bobina de cobre, pasando la energía a los sartenes, calentando directamente los alimentos. Esto permite que la cubierta permanezca fría y se eviten desperdicios de energía y quemaduras en tus manos, porque los mangos de sus artefactos de cocina permanecen a temperatura ambiente y la potencia de cocción se gradúa por medio de controles digitales que regulan además el tiempo de cocción que se requiera. Suena bien, ¿verdad?

Seguro que con sólo imaginar que no tienes que ponerte un guante para coger el sartén ya estás pensando en un posible cambio para su cocina. A eso súmale las ventajas en ahorro que puedes tener: estos artefactos son 74% más eficientes por la transmisión de calor, por ejemplo, frente a las estufas vitrocerámicas (60%) y las estufas de gas (54%). Además, son más rápidas en la preparación de alimentos, es decir, mientras que puedes hervir un litro y medio de agua en alrededor de 14 minutos en una estufa de gas, con la de inducción tendrás el mismo resultado en la mitad de tiempo. Otro de sus beneficios es que este nuevo avance tecnológico es lo suficientemente inteligente para identificar cuando has quitado las ollas de la base para apagarse automáticamente.

Todo lo anterior se traduce en una mejor calidad y disfrute de tu tiempo a la hora de cocinar solo o acompañado -después de todo, de eso se trata ¿no? -. No tendrás que estar siempre pendiente de cuándo apagar los fogones ni tener que gastar tiempo de forma innecesaria lavando constantemente los puestos y, al ahorrar tiempo en la cocción de los alimentos y energía al momento de prepararlos, también podrás aprovechar el tiempo que no pasaras en la cocina en otro tipo de actividades.

Hasta el momento, algunas desventajas que se han encontrado a este producto es que, a menos que tengas un generador o una planta eléctrica, cuando se vaya la energía en tu casa, no podrás utilizar la estufa y que tus sartenes y ollas sin hierro, aunque sea en pequeñas cantidades, no podrás utilizarlos.

estufas-de-induccion-3

Sin embargo, si ve la otra cara de la moneda, esto puede impulsarte a dejar esas ollas viejas de aluminio, que lo único que hacen es traer problemas de salud, puesto que sueltan partículas metálicas durante la cocción. Además, si visitas la sección de ollas de acero verás que son más baratas y encontrarás más diseños y marcas.

En el mercado hay varios modelos de estas estufas, y fabricantes y distribuidores como Prátil, Challenger, Cata, Indurama, Duxtop y KitchenAid pueden tener el modelo que mejor se adapte a tus necesidades. Son incluso más baratas de lo que crees. Por ejemplo, una cubierta Cata de cuatro puestos 604B la puedes conseguir en Alkosto por cerca de $1,4 millones y una estufa con parrilla de dos quemadores de E-cocinare la puedes conseguir por $2,9 millones en MercadoLibre.

Written by In The Loop